Elementos en la historia de la educación aún vigentes.

Para comprender  un poco las transiciones vividas en la educación, es importante conocer como a través del tiempo se han planteado modelos y propuestas educativos como referentes conceptuales con el propósito de dar sustento a la forma de actuar y pensar en el propio contexto educativo. Así pues aun cuando hemos transitado de generación a generación, de modelo en modelo, surgen la pregunta sobre la posible apropiación del nuevo esquema o la renovada invisible de un antiguo modelo de verdad.

La ruptura o crisis de paradigmas en el paso de la historia, ha  sido la clara evidencia que nos encontramos en constante crisis, cambio y que permite retomar de la historia las experiencias ante las discontinuidades y  la posibilidad de construir  hacia un  futuro  con la certeza plantearse un panorama cambiante. Así vemos como en la época clásica, contaba con cierto legado integral desde lo artístico, literario, científico y filosófico de la antigua Grecia; si bien en la época medieval,  la religión entra en conflicto y la tecnología  pugna con mayor fuerza, para el siglo XVII la ciencia moderna persigue el conocimiento ya no como un fin, sino como un medio para alcanzar el progreso del hombre;  mas adelante se pasa del conocimiento enciclopédico ha buscando  a través de la experiencia  mas que de los libros.

La historia de nuestro país, muestra como se ha ido buscando que el derecho a la educación sea un derecho de todos, no solo de algunos como lo fue en tiempos precolombinos, mas al dar una ojeada al pasado nos encontramos que aun sigue siendo prioritaria la cobertura, ahora combinada con la calidad educativa. Y si vamos a la historia ha de reconocerse entre otros personajes a Comenio inspirado por Bacon, que  reconoce la igualdad de derechos para acceder a la educación, y que en nuestro país se ven plasmados en el artículo tercero constitucional.

Las propuestas curriculares  ha buscado entre otras cosas alcanzar la calidad trasluciéndose en cobertura, evaluación y equidad, buscando a través de las reformas por una parte combatir el modelo memorístico y mecánico de acceder al conocimiento, desvinculado de la realidad social y contexto del alumno, dejando de lado el aspecto funcional y significativo de la educación; tratando de salir del esquema enciclopédico , sobresaturado de información y desvinculado de una matera a otra, de un nivel educativo a otro, etc. De modo que al igual que el hombre primitivo se carece de esa reflexión que se busca en lo posterior, en la actualidad no se esta conciente del entorno, y aun cuando se tienen la capacidad de modificar el futuro y revisar el pasado, se necesitan de la conexión con el entorno natural y humano para hacer verdaderos cambios.

Hoy en día a pesar de algunas reformas curriculares, en algunas aulas, la estrategia pedagógicas del docente sigue siendo educar en la rutina, aprendiendo en la repetición y en la copia, refiriéndose al método que utilizaban los egipcios y que en la actualidad se traduce en enseñar al leer y escribir con el silabario. Así contando con tanta información y acceso a ella, teniendo bibliotecas virtuales, carecemos de la capacidad para analizar y seleccionar el conocimiento pertinente y útil. La fragmentación de conocimiento es solo parte de indicios de la posmodernidad

Tal y como en la época de los Sofistas y Sócrates, hoy en día se busca que la educación, propiamente el conocimiento sirva para que el educando resuelva problemas, pero a diferencia de aquel período donde se pretendía solucionar situaciones respondiendo a las certezas en relación a las amenazas de destrucción de la cultura griega, en el tiempo actual se pretende que se de la resolución en un contexto de incertidumbre, con la prospección de varias alternativas hacia alguna problemática.

Por otra parte en la actualidad se busca que el docente sea facilitador de aprendizajes significativos en sus alumnos, y que parta de las experiencias previas, visualizando las aportaciones de Sócrates  en este sentido, el profesor tiene que ser una guía que acompañe en el proceso de aprendizaje a los estudiantes, partiendo de las experiencias, cuya diferencia seria que en la época antigua se buscaban las verdades absolutas, y ahora se busca que sea capaz de resolver situaciones inciertas que se le presente.

 

Aun desde la filosofía griega se aprecia como los aportes de Jenofonte  en relación a la desocupación de los jóvenes, es un tema que hoy en día esta presente, ya que la propuesta de escuelas de tiempo completo, es si bien parte de responder a las necesidades actuales, donde los padres o tutores trabajan amplias jornadas y niños y jóvenes están expectantes activos de las transformaciones a su alrededor.

2. Conforme a las transformaciones sociales del presente y de las hipótesis de esta asignatura presentadas en clase, señalar qué elementos aún vigentes deberían ser eliminados o transformados, con la finalidad de ubicar pertinentemente los sistemas de enseñanza en el actual desenvolvimiento de las sociedades.

El gran cúmulo de información del que podemos disponer actualmente y que sería inadecuado eliminar del Plan y Programas de Estudio, guían hacia la transformación de los mismos, proponiendo mediante este texto alejarnos un tanto del positivismo y retomar una educación mas espiritual y no en el sentido religioso, sino reconocer que somos y tenemos algo mas que cuerpo físico.

El extremo subjetivo al que se llegó durante el oscurantismo obligó al surgimiento de posturas hacia el otro extremo objetivista, afirmando que lo que no se puede medir no se debe enseñar, actualmente las propuestas de calidad indican que “lo que no se puede medir no se puede mejorar”, y atendiendo este paradigma nos alejamos de aspectos tan importantes para cada ser y la humanidad porque las emociones y sentimientos no se pueden medir y por tal razón no estudiamos en las escuelas que es y como se inician y fortalecen las amistades, para que son los noviazgos y que etapas tienen, como hacer frente al dolor que finalmente es inevitable, debatir acerca de quien sufre mas la pérdida de un hijo, si el padre o la madre o si es mas doloroso perder un hijo que una hija fomentaría el valor de la empatía, tratar de sentir que sienten otros.

Actualmente se busca cuantificar todo, se dice por ejemplo que debemos de pasar tiempo de calidad con nuestros hijos, que mejoremos nuestra calidad de vida, entre muchas otras recomendaciones que al cuantificarse se alejan un tanto de lo que entendemos por calidad, como los análisis clínicos que indican cuando nos debemos sentir bien o mal, o los resultados de pruebas estandarizadas en educación que no explican ni cercanamente la compleja dinámica social.

De tal suerte que la propuesta es que sin recortar sustancialmente los contenidos actuales, éstos se vinculen con los aspectos emocionales requeridos para funcionar adecuadamente en la sociedad, es decir debatir la importancia del bien y del mal, de retomar el pasado para vivir plenamente el presente asegurando un futuro armónico, revisar que función tiene la familia como unidad social, es decir mucho de lo que ya sabemos pero que el Plan y Programas no incluye y que esta carencia es uno de los factores determinantes de la actual situación social, académica, laboral y de salud pública, que en gran parte evitan la pertinencia de la propuesta del Sistema Educativo ya que el actual paradigma positivista al tener tanto tiempo en funciones se mimetiza con satisfactores monetarios impidiendo darse cuenta de los satisfactores emocionales.

Aun desde la filosofía griega se aprecia como los aportes de Jenofonte  en relación a la desocupación de los jóvenes

 

Leave a Reply