De Jean-Marie DE KETELE

Desde dónde se desprende la educación basada en competencias para el mundo del trabajo y para el contexto académico.

En general la educación basada en competencias siempre ha existido, por ejemplo si nos ubicamos en la educación que los padres daban a sus hijos para que desempeñaran exitosamente sus oficios que se trasmitían de generación a generación, ya sean estos oficios manuales o políticos, como herreros y panaderos o príncipes que serían reyes, para los primeros casos era y es necesario tener conocimiento de los materiales a utilizar, de la forma de trabajarlos y especialmente mostrar una actitud adecuada para tal oficio, para el segundo caso se requería saber de administración, poder ejercer y disponer y también mostrar ciertas afectividades y esconder otras que la clase política maneja como pertinentes.

Actualmente la EBC se desprende de la necesidad de vincular real y estrechamente la educación escolarizada y el desempeño laboral, que por varios años se fueron desligando por la búsqueda academicista positivismo.

¿Qué justifica la formación basada en competencias?

Se justifica en función de que son varias las áreas de oportunidad que presenta la fuerza de trabajo actual que fue educada hace varios años, entre ellas la fuerte desvinculación entre escuela y trabajo, la necesidad de ubicarse y desarrollarse en un ambiente globalizado y en constante cambio, lo que además exige el fortalecimiento de ciertos valores como la perseverancia y el debilitamiento de otros como el arraigo.

“Desarrollo curricular por objetivos” vs “Desarrollo curricular por competencias”

El desarrollo curricular por objetivos fue la forma de trabajo del magisterio y proponía metas que en la mayoría de ocasiones solamente atendían al área conceptual o cognitiva y en otras se saturaba al área operativa, y difícilmente se gestionaba la afectividad en los alumnos en forma de propuesta curricular y se recurría al desarrollo afectivo para inculcar miedo a los estudiantes y de esta forma mantener el control del grupo.

En ese sentido el desarrollo curricular por competencias abarca las tres áreas de desarrollo en forma metodológica y un cambio muy importante es que el antes control disciplinario muta en convencimiento de actividad académica por parte del alumno, lo cual tardará varios años en lograrse en nuestro contexto, pero vamos por buen camino.

¿Para qué un diseño curricular basado en competencias?

Porque es importante que cada quien resuelva sus propios problemas, lo cual se puede desarrollar en la escuela mediante un cambio en la metodología en la que el alumno busque la forma de resolver sus actividades y tareas con los recursos a su alcance, para después interactuar con los demás compañeros y el profesor, de tal forma que entre todos se llegue a una mejor solución en términos eficientes y eficaces.

¿Cuál es el rol del docente en una pedagogía por competencias?

El docente se convierte en guía de la gestión del conocimiento del alumno, lo cual se dice fácil pero implica un cambio cultural muy profundo en toda la comunidad educativa, incluyendo padres y medios de comunicación, quienes ven en este rol una especie de trabajo pasivo que no requiere de mayor esfuerzo que el de estar sentado vigilando la disciplina, siendo al contrario, este nuevo rol además de dominar como antes todo el contenido de los planes y programas, exige profesores mejor preparados, con mayor facilidad de argumentación y especialmente que sepan y puedan hacer que los alumnos busquen soluciones donde aparentemente no las hay, lo que no es tarea fácil…

Programación que sugiere de Ketele:

clip_image001

La programación propuesta por Jean-Marie DE KETELE se limita a la consideración de los contenidos, objetivos específicos y competencias, lo cual es sumamente sencillo para elaborar una programación en forma concreta, solamente agregaría como humilde aportación a lo que la presentación dice que dijo este doctor en sicopedagogía emérito de la Universidad Católica de Louvain, consultor internacional, director del capítulo de Ciencias de la Educación de la UNESCO en la reunión de Dakar y actual director del BIEF (Bureau d’Ingénierie en Education et en Formation), entre otras muchas virtudes, un apartado específico de afectividad, aunque lo deja implícito en su participación del Programa de la OEI “Metas 2021” donde reflexiona de la evolución que nos permite distinguir cuatro grandes movimientos caracterizando los sistemas educativos mediante una aproximación al enfoque por competencias, en forma abreviada van estos cuatro puntos:

1. Primer movimiento: Conocer es tener conocimiento de los textos clásicos y comentarlos

2. Segundo movimiento: Conocer es asimilar los resultados de los descubrimientos científicos y tecnológicos

3. Tercer movimiento: Conocer, es demostrar el dominio de objetivos traducidos en comportamientos observables

4. Cuarto movimiento: Conocer es demostrar su competencia

5. ¿Hacia un quinto movimiento?

Hay que ver el debate en http://www.ugr.es/~recfpro/rev123ART1.pdf

Responder !