Home » Sin categoría » ¿Autodidactismo en docencia?

¿Autodidactismo en docencia?

La formación docente es un área de suma importancia y que es necesario atender con eficacia y para no participar con comentarios de lo que acuerdo, va entonces una idea que hay que analizar mas a fondo y es la importancia que le da el documento al autodidactismo, el cual es bastante bueno cuando se trata de técnicas artesanales en las que se puede valorar la calidad durante el desarrollo e inmediatamente después de terminado el producto, quizá en otras profesiones se aplique también el autodidactismo con excelentes resultados, como en la medicina en la que el médico comprueba rápidamente si aprendió correctamente, pero si revisamos esta forma de aprendizaje en la profesión docente dificilmente nos percataremos si lo que aprendimos por nuestra cuenta es correcto.
Es decir que si un profesor se autoforma y aprende incorrectamente fechas y eventos de la historia universal, imparte su cátedra con dichos datos, para después el mismo evaluar a sus alumnos y como las pruebas estandarizadas nacionales e internacionales generalmente solo contemplan español y matemáticas, entonces dicho conocimiento no se verifica y esta dinámica autodidácta no resulto tan romanticamente benéfica como indica la lectura, por ejemplo en su apartado de la autopoiética.
Considero entonces sumamente importante evaluar los cursos de formación docente, ya que como sabemos los profesores de educación básica, año tras año nos imparten varios cursos y especialmente los de inicio de ciclo no se verifican, es adecuado como indica la lectura evaluar con investigación (es difícil ubicar la frontera entre investigación y evaluación) y se pueden utilizar otros métodos como el que Pérez Juste (2000) propone cuatro momentos en la evaluación de un programa educativo:
a. Primer momento, Evaluación del programa en su planificación
b. Segundo momento: Evaluación del proceso de implantación del programa
c. Tercer momento: Evaluación de los resultados de la aplicación del programa
d. Cuarto momento: Institucionalización de la evaluación del programa, ciclos sucesivos de evaluación / mejora / evaluación / mejora.
También nos dice que los primeros tres momentos son fundamentales e imprescindibles y el cuarto momento representa una situación deseable donde la evaluación se integra en sucesivas aplicaciones del programa.
Lo anterior como parte genérica de la evaluación que se puede aplicar a la valoración de la formación docente es necesario agregar, aún cuando parezcan de otro orden de ideas, es importante considerar que los programas de formación docente y académicos proveen herramientas que nuestros profesores y alumnos utilizarán en el futuro, por lo que otra posibilidad para fortalecer un modelo de valoración de dichos programas lo propone Ravanal (2009) con una serie de preguntas que no necesariamente son de valoración de un programa académico, pero si nos llevan a reflexionar y dar una calificación al curriculum y programas de formación docente en términos de su trascendencia en el tiempo:
a. ¿Qué enseñar? y el ¿Cómo enseñar?
b. ¿Qué se deberá enseñar hoy para el futuro? ¿Qué se deberá enseñar en el futuro?
c. ¿Cómo incorporar el cambio permanente a la escuela?, ¿Será suficiente con incluir ciertos “contenidos transversales” o se necesitará un enfoque radicalmente distinto?
d. ¿Podrá la educación adaptarse a la cultura, más variada y menos lexicográfica?
e. ¿Qué hará la escuela para subsistir en un mundo globalizado, donde los niños dedican más horas a la televisión que a hacer tareas y más energía a sus pares que a sus profesores?
f. ¿Cómo enseñar a seleccionar y a discriminar entre tanta variedad informativa?, ¿Qué métodos pedagógicos serán necesarios adoptar y desarrollar?
g. ¿Podrá el aula subsistir a los cambios impuestos por las nuevas formas de comunicación?
h. ¿Cómo proceder frente a la diversidad de valores?
i. ¿Qué puede hacer la educación para mitigar los efectos de la anomia, como la droga y la criminalidad juvenil?
Finalmente la respuesta a ¿Nuevos escenarios, nuevos desafíos? es afirmativa, renovarse o morir.
Pérez Juste R. (2000), La evaluación de programas educativos: Conceptos básicos, planteamientos generales y problemática, Revista de Investigación Educativa, España, consultado el 19 de Abril del 2010 en http://www.uned-terrassa.es/docs_biblioteca/perez_juste.pdf
Ravanal, E. (2009). Racionalidades epistemológicas y didácticas del profesorado de biología en activo sobre la enseñanza y aprendizaje del metabolismo: Aportes para el debate de una “nueva clase de ciencias”. Tesis Doctoral. (FONDECYT 1070795). Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Santiago de Chile

Responder !